Le encontró la vuelta a la crisis y puede marcar la hoja de ruta para nuestros próximos pasos

La nota publicada en el diario La Nación (Argentina), da cuenta de la estrategia de una PyME bonaerense para sobrevivir a la crisis.

Se trata de la panificadora Pannet, que reconvirtió sus procesos y ahora vende panes congelados a domicilio utilizando una app propia, para que cada uno los consuma calentitos cuando quiera.

 

“Desarrollamos la aplicación antes, pero fue con la cuarentena que tuvo un despegue notorio. Ahora estamos todos enfocados a acomodarnos al momento…”, dice Antonio Bertasio, dueño de la empresa.

Qué suertudo Antonio, ¿no? ¡¡Justo la pandemia lo pescó con la app desarrollada!!

Otro vecino de la zona sur, don Roberto De Vicenzo, decía: “Es notable, cuánto más entreno, más suerte tengo”

La nota no da cuenta de lo que a nosotros más nos interesa, que es “la visita a la cocina” para entender cómo fue la transformación y que podemos representar en estos interrogantes:

  • ¿qué pensó Roberto cuando se estableció la cuarentena? y ¿cómo reaccionó?
  • ¿qué escenarios de mercado y negocio habrá contemplado?
  • ¿cómo decidió Roberto que la venta on line sería la estrategia para mantener mercado?
  • ¿cómo involucró a otros para ajustar la aplicación de venta on line y su modelo de trabajo para que sirviesen en la nueva coyuntura?
  • ¿cómo diseñó los procesos para recibir pedidos, procesarlos y entregarlos a domicilio con el menor costo?
  • ¿cómo determinó el costo de esa estrategia para decidirse a no cobrar por la entrega a domicilio?
  • ¿cómo reasignó tareas entre sus colaboradores?
  • ¿cómo éstos se entrenaron para poder cumplir al cliente su promesa de tener “pan calentito cuando quieras”?
  • ¿cómo comunicó Roberto la novedad a sus clientes? y ¿cómo promocionó el nuevo canal?
  • ¿cómo cambió el modo de planificar su producción para ajustarse a nuevos flujos de demanda?
  • ¿cómo cambió Roberto su agenda personal? y ¿qué rutinas y nuevos hábitos incorporó para acompañar el cambio en el terreno?
  • Cuando hablamos de agenda es en concreto, ¿cómo y con qué frecuencia…
    • …chequea la evolución de los costos y el flujo de caja?
    • …verifica si los nuevos procesos marchan bien?
    • …controla los inventarios y planifica su provisión?
    • …chequea los planes de producción y su cumplimiento o entregas pendientes?
    • …pregunta al equipo sobre eventuales limitaciones o problemas para destrabarlas a tiempo?
    • …mide la satisfacción de los clientes y resuelve posibles desvíos o reclamos?

Seguro que no fue suerte, sino que el logro fue fruto de mucho pensar, involucrar a otros, probar hasta encontrar la “receta” que funcione, confiar en que los demás podrán acompañar y aprender, y estar presente midiendo mucho los costos y la efectividad de los nuevos procesos para hacer sostenible el negocio.

En nuestra región a miles que, como Antonio, la pelean día a día para mantener a flote sus emprendimientos, y muchos de ellos seguramente cargarán con el peso de tener el ítem: “Desarrollar una aplicación” entre sus listas de pendientes.

No es eso lo que importa ahora.

Hoy es el momento de hacerse las mismas preguntas que suponemos que se hizo Antonio, para convertirlas en la propia “hoja de ruta” para planificar y construir el modo en que mejor nos conviene que funcione el propio negocio en el futuro inmediato.

Tomate un respiro, compartí estas preguntas con tu equipo, y sumalos para armar el “comité del día después” y empezar a construir juntos el futuro.

Link a nota de prensa
https://www.lanacion.com.ar/economia/una-pyme-bonaerense-panificados-encontro-app-salvavidas-nid2351232