En 2017, un importante departamento de siniestros de una de las principales compañías de seguros todavía utilizaba un sistema 100 % manual, basado en papel, para procesar los siniestros. Desde el trámite de reclamaciones hasta la emisión de recibos, todo el proceso implicaba, al menos, la intervención humana en cada uno de los pasos. Un segmento entero del negocio se había perdido la revolución de la automatización.

¿Debería estar preocupado?

A pesar de los avances logrados en el ámbito de las tecnologías de automatización, las empresas pueden seguir con las mismas operaciones manuales que implementaron hace 20 o 30 años y operar a un nivel “suficientemente bueno”. Su importancia depende de si su empresa puede prosperar en un mundo en el que la automatización permite a sus competidores trabajar con más facilidad y rapidez que usted.

Acccede al artículo completo