Llega el final de año y las empresas se preparan para cerrar sus ejercicios económicos.

Pretendemos recordar a empresarios y colegas la necesidad de evaluar los estados contables antes del cierre de ejercicio a efectos de lograr números que permitan a las empresas analizadas ser incluidas como sujetos de créditos elegibles por las entidades financieras.

Existen una lista de al menos siete “ratios” financieros cuyo cálculo permitirá definir cual es nuestra situación financiera antes de cerrar el ejercicio.

 

Analizar estos números,  antes del cierre del ejercicio,  permitirá hacer ajustes en la contabilidad para lograr que los mismos estén dentro de “rangos” aceptables que demuestran una buena salud financiera que permita ser sujetos de crédito, independientemente si vamos a tomar créditos o no. Si después de los ajustes estamos  fuera de esos “rangos” aceptables,  también permitirá definir alternativas de financiamiento para nuestra empresa, tales como liquidación de activos ociosos o aportes de capital de los accionistas.

Los ratios financieros permitirán saber donde estamos en relación a los “ratios óptimos “ que cualquier entidad financiera evaluará a la hora de acordarnos un crédito, y son ellos los siguientes:

  1. Razón Corriente. Mide la parte de capitales cuyo grado de exigibilidad es bajo, que se utiliza para financiar elementos del activo fijo con un grado de liquidez elevado. El ratio que se utiliza es:

RC=Activo corriente / Pasivo corriente

Su resultado debería de ser mayor que uno ya que hay una parte del activo corriente (como el stock de seguridad o el saldo mínimo necesario de disponible) que, por su importancia en el proceso productivo, debe ser financiada con capitales permanentes.

  1. Ratio de tesorería o coeficiente de liquidez inmediata (RT). Mide las posibilidades de hacer frente a las obligaciones de pago a corto plazo. Su valor óptimo se sitúa entre 0,1 y 0,3. Por encima de 0,3 se puede producir un exceso de liquidez de la empresa, que afecta a su rentabilidad.

RT= Activo disponible (tesorería e inversiones financieras temporales) + Realizable / Pasivo corriente

Es un ratio de situación financiera a muy corto plazo, al incluir entre los elementos activos sólo aquéllos que ya son disponibles o que precisan únicamente la última fase del ciclo de explotación (el cobro) para transformarse en efectivo.

  1. Nivel de Endeudamiento (NE). Relaciona los recursos propios netos con las deudas totales, e informa sobre la composición estructural de las fuentes de financiación. El ratio mide la autonomía o independencia financiera e intenta conocer cuál es el nivel óptimo de endeudamiento de una empresa. El ratiode endeudamiento ideal de este nivel se sitúa entre el 40% y el 60%.

RAF = Recursos propios netos / Recursos ajenos

  1. Periodo medio de cobro. Mide el número de días que se tarda en cobrar a los clientes, y viene definido por la relación entre las cuentas pendientes de cobro al final de un determinado período y las ventas diarias de dicho período. Un periodo de cobro muy elevado supone un volumen de recursos inmovilizados que son necesarios financiar.

Plazo medio de cobro = Deudores (con IVA) / Ventas x 365 días

Si el sector en el que se aplica el ratio es muy estacional, debería calcularse por períodos, al objeto de obtener una información lo más objetiva posible. Cuanto más elevado sea el valor de este ratio, significará que la empresa tiene un mayor volumen de recursos indisponibles, llegando el caso de tener que recurrir a la financiación externa.

  1. Periodo medio de pago. Mide el número de días que se tarda en pagar a los proveedores, y es en consecuencia la relación entre el saldo medio de las cuentas a pagar y las compras diarias. El periodo medio de pago cobra especial importancia en las relaciones de las empresas con las Administraciones Publicas.

 Periodo medio de pago= Acreedores comerciales (con IVA) / Compras x 365 días

Cuanto más elevado sea el valor de este ratio, más se demora el pago a los proveedores, lo que revela que la compañía se está financiando gracias a éstos.

  1. Rentabilidad económica. Mide la capacidad del activo de generar beneficio, independientemente de cuál sea la composición de la estructura financiera de la empresa. También se puede definir como la rentabilidad del activo, o el beneficio que éstos han generado por cada euro invertido en la empresa.

RAI = Resultado Antes de Intereses e impuestos / Activo Total

     En un esquema muy conservador este ratio no debería ser menor al 5% de las ventas totales.

  1. Rentabilidad financiera. Mide la capacidad de la empresa para remunerar a sus accionistas. Representa el coste de oportunidad de los fondos que se mantienen en la empresa, frente al coste del dinero o inversiones alternativas. Relaciona el beneficio económico con los recursos necesarios para obtener ese lucro.

ROE = Beneficio neto después de impuestos / Fondos propios