Acercándose la fecha de cierre del ejercicio  demos un rápido vistazo todo lo que necesitas saber para preparar tu contabilidad y superar con éxito el cierre de tu ejercicio anual

  • No olvides que cada negocio tiene unas características particulares e igual has de realizar otro tipo de ajustes, pero aquí repasamos los más habituales
  • Te damos algunas recomendaciones para que recuerdes toda la documentación que necesitas para el cierre fiscal del ejercicio

Una vez presentada la última declaración de IVA del año y el resumen anual, enfilamos viento en popa hacia el cierre de ejercicio

 A estas alturas ya nos podemos hacer una idea del resultado del ejercicio, pero es necesario antes de cerrar la contabilidad y dejar las cuentas de la empresa preparadas para trasladarlas al impuesto a la renta,  hacer algunos ajustes en nuestra contabilidad, tarea que nos puede ser más sencilla si contamos con un software contable actualizado y de calidad que nos facilite la tarea.

¡Comparte! Asegurate de tener todo en orden antes de cerrar la contabilidad del ejercicio

Nueve pasos a seguir para el cierre de ejercicio

  1. Mediante un balance de comprobación de sumas y saldosa fecha de cierre de ejercicio contable, podemos comprobar incoherencias en los saldos o ver cuentas que deberían figurar con saldo cero y no lo están, pudiendo ser necesario realizar algunos ajustes para depurar errores de contabilización.
  2. La reclasificación de las deudas del largo plazo al corto plazoes otro ajuste que deberemos hacer, a no ser de que mes a mes realicemos la reclasificación de las deudas con el pago de las cuotas de los préstamos, algo que operativamente puede ser poco práctico, pero que sin embargo nos indica de cara a cuentas intermedias las deudas a corto plazo en todo momento.
  3. La variación de existenciaspara corregir el resultado del ejercicio en función de las mercaderías consumidas es otro ajuste que no puede faltar, para ello tenemos que tener claro que el resultado de la empresa es la suma de los ingresos menos los gastos, pero que los gastos no son las compras, sino los consumos. Debemos pues restar de las compras realizadas las existencias no consumidas, utilizando para ello  la  de variación de existencias, o por el contrario puede suceder que en el ejercicio consumiéramos más existencias que las que hemos comprado debiendo por lo tanto reflejar dicho beneficio también mediante la cuenta de variación de existencias.
  4. Otro asiento obligatorio son las dotaciones de amortizaciones del inmovilizadomaterial e inmaterial para reflejar el desgaste de los activos y registrar el gasto correspondiente.
  5. Dotar todo tipo de provisioneses algo que se debe reflejar en la contabilidad para que de esta manera queden registradas las contingencias previstas por depreciación de activos, riesgos, etc.
  6. La periodificaciónde determinados ingresos y gastos, como por ejemplo los seguros, donde se ajusta el gasto a la parte correspondiente al año que se cierra. Con la periodificación de ingresos y gastos estamos realizando una distribución real en la cuenta de resultados de los ingresos y gastos que tenemos en un ejercicio pero que alcanzan a uno o varios años.
  7. Debemos de ver si existen también ingresos y gastos a distribuir en varios ejercicios.
  8. Realización del asiento del impuesto a la rentauna vez realizados todos los ajustes anteriores.
  9. Asiento de regularización de ingresos y gastos y de cierre de ejercicio. Una vez contabilizadas todas las operaciones del ejercicio se anulan todas las cuentas de ingresos y gastos obteniendo una única cuenta que recoge el beneficio (saldo acreedor) o pérdida (saldo deudor), para acto seguido realizar el asiento de cierre saldando todas las cuentas abiertas, cargando las cuentas que tengan un saldo deudor, mientras que se abonarán las que tengan saldo acreedor.

No obstante, cada empresa tiene su casuística especial y puede realizar otro tipo de ajustes, siendo estos sin embargo los más comunes.

Algunas recomendaciones a seguir antes del cierre de la contabilidad

  • No hay que descuidar las facturas de los proveedores ya que es habitual que alguno se demore en el envío e, incluso, hay otros que no envían las de diciembre hasta finales de enero. Esto puede provocar apuros de última hora, que dificultan la declaración de los impuestos anuales, precisamente en el mes de enero.
  • Comprueba siempre si tenemos remitos de mercaderías recibidas que estén esperando la llegada de su factura. En caso afirmativo, es recomendable que contactes con el proveedor.
  • No olvides revisar si tienes todas las facturas periódicas, como las de suministros de agua, electricidad, gas, teléfono, alquileres, seguros, etc. y localizar o pedir las que falten.
  • Los documentos de declaración de impuestos del año, habrás de tenerlos también controlados por si la asesoría o gestoría se ha olvidado de enviar alguno.
  • En el caso de los resúmenes mensuales de salarios y las declaraciones pagadas al IPS, la situación es la misma que en el punto anterior.
  • Si se ha dado el caso de haber cedido mercancías en depósito, será conveniente conectar con el depositario para verificar que las existencias de mercaderías que hemos cedido en esta modalidad coinciden con lo que tenemos en nuestro sistema.
  • En el caso de que hayamos cedido mercancías en depósito, contactar con el depositario, para verificar que las existencias de mercaderías que le hemos cedido en esta modalidad, coinciden con la información de nuestro sistema.

Todas estas recomendaciones suponen un control inicial y aconsejable para el cierre fiscal del ejercicio, sobre todo para no olvidar toda la documentación necesaria a recopilar para llevar a cabo con éxito el cierre contable.